Buscar
  • Pepe Llamas

Oaxaca, qué rica experiencia...

Actualizado: 3 abr 2020


Hoy tuve que dedicar unas horas para escribir unas líneas a un cliente muy especial que me pedía recomendaciones para su viaje a Oaxaca. Y es que hace unos meses tuve la oportunidad de visitar este hermoso rincón de México.. de mis favoritos hoy en día, tanto por su belleza, como por su riqueza gastronómica que les aseguro les hará volver con unos kilos de más, pero habrá valido la pena.

A su llegada al aeropuerto de Oaxaca, ubicado a unos 20 minutos del centro de la ciudad, tiene la opción de transportarse en taxi hasta el hotel o bien tomar unas camionetas compartidas que te llevan hasta tu hotel por un módico costo de aproximadamente $ 50 pesos por persona.

Mis recomendaciones para hacer son:

1.- El primer acercamiento. Para el primer día tómese con calma recorrer la misma ciudad de Oaxaca, empezando por la iglesia de Santo Domingo recomendable entrar, y pasarse al museo de las Culturas de Oaxaca que está a un costado de la Iglesias (vale la pena tomarse un pare de horas para recorrerlo, es un museo impresionante; desde sus pasillos, las salas de exhibición y sin olvidar entrar a la biblioteca de Burgoa http://www.bibliotecaburgoa.org.mx/ , es preciosa y resguarda una serie de libros de más de cinco siglos de antigüedad, en la actualidad protegidos y algunos de ellos hasta prohibidos por la iglesia católica en su tiempo. No olviden voltear al techo, ya que pueden llevarse una gran y muy agradable sorpresa.

2.- Las tradiciones. A la salida, es muy probable que les toque presenciar una "Calenda" que es una celebración justo al terminar una misa, puede ser de una boda, bautizo o aniversario, o festividad en honor a algún santo, etc... los oaxaqueños son bastante festivos... haciendo un desfile por la calle peatonal con banda y personas vestidas con trajes típicos de la región, mojigangos, globos, piñas, y más... invitando al turista a unirse a la celebración y regalando dulces y mezcal. Es toda una gran experiencia que amerita al menos hay que dejarse llevar por la fiesta y seguir la calenda un par de cuadras o las que se te antojen. Se disfruta bastante ya que es bastante colorida y alegre, pero sobre todo la amabilidad de los mismos oaxaqueños que te invitan a unirse a su fiesta. Les soy honesto, los días que pasé en esta ciudad, seguí como cuatro o cinco Calendas... me gustaron bastante.

3.- Ya para la comida, les recomiendo disfrutar de alguno de los restaurantes del centro, pero de comida típica Oaxaqueña o Itzmeña, hay muchos lugares bien adaptados para los turistas, agradables y de todos los presupuestos, puede dejarse recomendar por los meseros en cuanto a la comida y al mezcal para abrir apetito. Varios de estos lugares son una fusión entre Oaxaqueña e Internacional, algo interesante, siempre resaltando los ingredientes locales estrella, como lo son los Chapulines, Especias, Mezcal, Chocolate, Mole entre muchos más. Los puedes encontrar de varios presupuestos, desde los muy económicos hasta los más rigurosos pero que valen la pena.

4.- Después de la comida pueden recorrer la calle peatonal "Macedonio Alcalá", hay varias galerías, tiendas de arte, artesanías, restaurante, etc. Dedicarle un par de horas y aplicar mi "técnica de viaje"... de pronto piérdete, y deja que las calles, andadores, plazoletas y más le den ese toque mágico al viaje. Uno nunca sabe con qué sorpresas te encontrarás. en mi caso, terminé en una maravillosa tienda de alebrijes, pasé bastante tiempo seleccionando el que más me agradó.

5.- Y ya para beber, Mezcalerías de la ciudad:

Se dice que el mezcal debe tomarse a besos...

- El Cotijo mezcalería, ubicada a un costado de Santo Domingo, calle 5 de Mayo 305A, se dice es la más antigua de la ciudad o la primera que hubo. Es un lugar muy pequeño, pero vale mucho la pena sentarse a degustar de varios mezcalitos (importante pedir la botellita de agua, para tomarla entre mezcal y mezcal). En este lugar, la persona que atiende te explica y ayuda a catar mezcales, dándote recomendaciones e incluso aprender de cómo tomarlo, cómo se hace.. etc, pregunten por el Mezcal Capón y el de Pechuga.

Sí acuden a Oaxaca, existen tours diarios que los llevan a las zonas mezcaleras de la región, dónde además de aprender el proceso y degustarlo, puede adquirir muy buenas opciones de esta delicia de bebida. O bien, chequen en la página de turismo de Oaxaca si en las fechas de visita habrá ferias de mezcal. Vale mucho la pena recorrerlas. 6.- Hacer compras locales. Chocolate, mole, chapulines y textiles: - estos recomiendo hacerlos en mercados 20 de noviembre, Benito Juárez y Mercado de las Artesanías. Antes de adquirirlos puede hacer degustación y verificar por usted mismo sí es de su agrado. Chocolate Mayordomo:

Justo a un par de cuadras de los mercados, aquí verá el proceso del chocolate en grandes cantidades, puede comprarlo en barras o a granel, así como el mole negro y de otros tipos.

En este lugar les recomiendo pasar a su restaurante y relajarse con un buen chocolate preparado en su mesa con molinillo a la antigua tradición y pedir pan de huevo (este pan es muy duro, pero es especial para sopear con el chocolate, comido de otra manera la verdad es muy duro y seco).

Les aconsejo, sí viajan en avión a este destino, verifiquen el peso permitido con su aerolínea, les aseguro que varios kilos de más van a cargar en su equipaje de regreso, después de adquirir tantas delicias de la región.

7. Y ya para la noche. Comer las famosas Tlayudas: Prohibido irse de Oaxaca sin cenar una tradicional Tlayuda, las hay de varios tipo de carne, tasajo le llaman a las de carne asada, o las hay de manitas de cerdo o adobada, las que elijan pídanlas con "asientos" (les ponen al frijol boronas de chicharrón). Estas las pueden ir a comer al mercado en la noche, hay muchos puestos en plena, solo que a veces hay que esperar un poco para deleitarse de este manjar, ya que normalmente hay bastantes comensales. Valdrá la pena la espera.

Tule, Mitla y cascadas de Hirve el Agua

En mi caso, no tomamos tour pero sí pagamos un taxi para que nos llevara a estos lugares, y creo que fue lo mejor ya que íbamos a nuestro tiempo. 8.- Algo rico y novedoso. Primero paramos a comer un tradicional "Caldo de Piedra" sobre la carretera a la salida hacia El tule. No es un lugar turístico, es más bien conocido por los locales, lo que lo hizo aún mejor.. venden desde las quesadillas de guisos (son enormes) y los tradicionales caldos de piedra. Se puede aplicar para el desayuno acompañándolo de un café de olla.

9.- Y la visita relajante. Después del desayuno urgía caminar, así que nos dirigimos a el pueblo dónde está ubicado el gran árbol del Tule. Este árbol es gigantesco, lo recomiendo, ya que tiene una energía increíblemente peculiar, al menos a mi me produjo una sensación de paz y tranquilidad que nunca la había experimentado. Además del aire fresco que había en ese momento. Es hermoso, no se lo pierdan.

10.- Para esta hora quizá ya sea la hora de la Comida, y estaría bien llegar a Mitla (que está por el camino) es una zona arqueológica bastante recomendable, así como su pueblo de columnas. Es para recorrerlos en una hora y dar la opción para aquí comer y seguir con el recorrido. 11.- Un lugar con encanto. Hierve el Agua, son unas impresionantes cascadas que están petrificadas, pero esto hace que el agua se estanque y se hagan una especie de albercas que permite tomar un baño o bien simplemente admirarlas. Ya que están enclavadas al borde de un gran barranco y la vista desde aquí es increíble. El recorrido si vienes directo de Oaxaca es de aproximadamente un par de horas, existen varias opciones de tour en la misma ciudad que te pueden llevar y traer, y te dan tiempo suficiente para tomar un chapuzón, existen baños y puestos de comida y bebidas que puedes adquirir para pasar mejor tu día.

Hasta aquí llegamos con la experiencia de un nuevo destino que espero lo visiten pronto, y si ya lo hicieron me dejen sus comentarios.. hasta la vista ¡¡¡


45 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
logo word_edited.png